6 Ventajas de tener un jardín en casa

Resulta admirable el esfuerzo que realizan muchas personas por mantener cuidados los exteriores de su vivienda. Y es que no solamente dedican parte de sus día a día en que el interior de la casa sea agradable, sino que además entienden lo importante que es crear un ambiente lleno de vida en toda la propiedad. Desde tiempos remotos las plantas y las flores han acompañado al hombre a lo largo de su vida, ya que durante miles de años hemos vivido muy en contacto con la naturaleza.

Tener un jardín es uno de los mayores placeres que existen en la vida y que podemos disfrutar sobre todo cuando llega el buen tiempo. ¿A quién no le gusta llegar a casa después de un duro día de trabajo y poder relajarse en el exterior de la vivienda leyendo un buen libro o charlando con la familia? Y es que las plantas y las flores nos ayudan a recuperar esa tranquilidad que tanto necesitamos en una sociedad tan agitada como en la que vivimos actualmente.

1. Añaden valor a la propiedad

Si te gustan esos programas de la televisión en los que se realizan grandes proyectos de jardinería y remodelación de los exteriores de la vivienda, es muy probable que sepas como un jardín puede revalorizar una propiedad. No solamente hará que la casa parezca más bonita, sino que además, cuando quieras venderla o alquilarla, lo tendrás más fácil y podrás conseguir más dinero por ella. En cambio, una terraza descuidada y llena de cosas da sensación de abandono y no resulta nada atractiva. Y, lo que es peor, los interesados pueden pensar que si los exteriores no están cuidados tampoco lo está el resto de la vivienda.

2. Dan elegancia y frescura a los exteriores de la casa

Tener un jardín da a la vivienda cierto aire de sofisticación y frescura. Lo cual resulta complicado de lograr con otros elementos decorativos que no tienen nada que ver con lo natural. Con la ventaja de que las plantas son atemporales, nunca pasan de moda, y pueden mantenerse en perfectas condiciones durante muchos años. Pero además, transmiten una buena imagen de ti. Siempre que vemos un jardín cuando paseamos por la calle tendemos a pensar que las personas que viven en esa casa saben vivir bien y que son limpios, organizados y que entienden la importancia de vivir en armonía con la naturaleza.

3. Los exteriores son una extensión del interior

A nadie le gusta vivir en una casa saturada de muebles y todo tipo de objetos y que se encuentra desordenada. Lo mismo sucede si tienes un patio o una terraza. Evita utilizarlos como zona de almacenaje y piensa en ellos como una extensión más de los espacios de vida del interior. Si quieres decorarla, pon solamente plantas y llénalo de vida para que puedas disfrutarlo en toda su intensidad.

4. Crean zonas de sombra

Las casas necesitan lugares para desconectar y los patios y jardines son perfectos para ello. No hay nada más gratificante que plantar un árbol e ir viéndolo crecer. Pero además, podrás disfrutar de la sombra que proyecta, lo que resulta especialmente agradable durante los meses más calurosos del año.

5. Ayudan a disimular los elementos estructurales

Si tienes una pared que no te gusta o que tiene algunos desperfectos, no hay nada más sencillo y económico que taparla con plantas y flores. Además, es una excelente opción para eliminar esa sensación de rigidez y frialdad que dan los muros de cemento y estructuras fijas. Coloca una bonita enredadera y verás como la percepción del espacio cambia por completo.

6. Nos ayudan a mantenernos activos

En la actualidad, muchas personas llevan un ritmo de vida muy sedentario que no es nada beneficioso para el organismo. Tener un jardín en casa, aunque sea pequeño, nos obliga a mantenernos activos, tanto a nivel físico como mental. Y es que además de movernos, está demostrado que cuidar las plantas al menos media hora al día contribuye a reducir los niveles de estrés.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *