Puertas corredizas

¿Qué son las puertas corredizas?

Las puertas corredizas, como cualquier otra puerta, sirven para pasar de un espacio a otro, pero con la ventaja de que la hoja no ocupa espacio para abatimiento, optimizando las superficies.

Su diseño consiste en un par de hojas paralelas en donde cada una se desliza sobre un riel hasta emparejarse con la otra, o bien puede ser una única hoja deslizándose sobre un riel instalado junto a un muro, emparejándose con él y desapareciendo de la vista.

 

¿Por qué instalar una puerta corrediza en casa?

– Ocupan un espacio reducido, logrando comunicar habitaciones sin necesidad de abatimiento.

– Comunican de manera práctica y rápida, siendo muy útiles para separar zonas de comunicación constante pero que algunas veces necesitan de privacidad, como la cocina y el área social, la recámara y el cuarto de baño, la sala y la terraza exterior, la estancia y un balcón.

– Su diseño, independientemente del estilo, es lindo y se adecúa a cualquier tipo de decoración y dimensiones.

– Por lo general son de vidrio, totalmente transparentes, ayudando a armonizar los espacios e integrar ambientes.

– Pueden hacerse de marquetería de madera con hoja de vidrio, de madera sólida o labrada, de aluminio y cristal, de acero, de herrería, de acrílico o policarbonato, y siempre lucirán bien.

– Crean la ilusión de espacios amplios.

– Son de fácil mantenimiento.

Desventajas de una puerta corrediza

– No son recomendables en regiones de fuertes vientos o propensas a huracanes.

– Al ser de cristal generalmente, no proporcionan mucha seguridad, deben combinarse con puertas de herrería o de acero.

– Pueden quebrarse o dañarse fácilmente.

– Si son de aluminio o acero, la corrosión puede dañar los rieles y dificultar el deslizamiento.

Tipos de puertas corredizas

Puertas de bolsillo o pequeñas: cuentan con las mismas dimensiones que una puerta regular, pero en lugar de girarse se deslizan de izquierda a derecha, ocultándose tras un muro. Son ideales para espacios reducidos.

Puertas de terraza o patio: suelen ser amplias, de hoja doble en donde cada una es de tamaño regular. Por lo general se deslizan las dos hacia lados opuestos para abrir lo más posible el espacio. Son excelentes para comunicar la sala con la terraza o el comedor con la estancia.

Puertas dobles: las hojas pueden ser dos o más, son de tamaño estándar o más estrechas, comparten un riel doble en donde algunas se deslizan sobre uno y otro y hacia los dos lados. Son ideales para armarios o para zonas de estudio dentro de las recámaras.

¿Cuáles son los mejores materiales para una puerta deslizable?

– Aluminio y vidrio templado: es lo más común. Estas puertas son sencillas, económicas, de dimensiones estándar y se adaptan a cualquier estilo.

– Cancelería de acero y vidrio templado: lucen elegantes y son resistentes, pueden diseñarse a medida.

– Marquetería de madera y vitral: puede adecuarse a cualquier estilo y lucirán siempre elegantes y sofisticados.

– Aluminio o PVC y acrílico: ideales para duchas o para separar la zona de dormir del cuarto de baño, la cocina del comedor o el área de lavado.

– Policarbonato y acero: son excelentes para terrazas o cualquier zona exterior, por la resistencia del policarbonato en alto calibre.

– De madera en tambor: no son resistentes, funcionan únicamente para separar y son excelentes para armarios, vestidores o cuartos de baño.

Seguridad en una puerta deslizable

Si bien una puerta corrediza puede ser de madera sólida o de herrería, al utilizarse para unir ambientes o separar virtualmente espacios en una misma área suelen ser de materiales ligeros como el acrílico o el cristal, y aunque cuenten con cancelería de aluminio, cuando se instalan en espacios que dan al exterior es importante cuidar la seguridad. Existen las siguientes opciones para hacerlo:

1. Acompañar de puertas de acero o de herrería estilizada: ya sea que estas hojas se deslicen a la par de las primeras o bien que sean giratorias. Son ideales para terrazas porque su forma puede integrarse al diseño exterior.

2. Instalar placas de vidrio doble y de alto calibre con cancelería de acero.

3. Hojas de policarbonato de alto calibre, es muy difícil de romper.

4. Instalar una alarma contra vibraciones: percibe desde un fuerte golpe hasta una simple vibración. Puede complementarse con una llave electrónica que impida el paso sin necesidad de candados o cadenas.

¿En dónde colocar una puerta corrediza?

– En los armarios, para mantener las prendas fuera de la vista y en perfecto orden.

– Entre la terraza y la estancia.

– En la cocina, para mantener los aromas lejos de la zona social. Entre patios, cuando se cuenta con diferentes niveles o zonas de convivencia como asador + terraza + alberca + área de juegos infantiles.

– En el balcón de la recámara.

– En el cuarto de baño para separar la ducha del sanitario.

– Para separar la zona de dormir del baño en una recámara.

– No es recomendable utilizarla como puerta principal, debido al factor de seguridad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *